CASTILLO DE LOCUBÍN EN LA PRENSA. AÑOS 20, SIGLO XX

El Liberal fue un diario matutino de España, fundado en Madrid el 31 de mayo de 1879 a partir de una escisión de periodistas republicanos de El Imparcial. Fue uno de los principales diarios del periodo conocido como la Restauración. Incautado por el gobierno franquista, dejó de publicarse el 28 de marzo de 1939.

Mantuvo una orientación liberal republicana moderada a lo largo de sus sesenta años de vida, y en la segunda década del siglo XX alcanzó una de las mayores tiradas de la prensa española. Se le cataloga entre los más leídos por el sector obrero por su lenguaje claro y contundente, su preocupación por los problemas de los trabajadores, sus informaciones rigurosas y exhaustivas y un cierto sensacionalismo. Se hizo muy popular por su amplia sección de anuncios por palabras, una innovación en la prensa española del momento. Y entre sus páginas de miércoles 21 de julio de 1920 encontramos esta noticia referente a Castillo de Locubín: LA ESPAÑA INDUSTRIAL. JAÉN. CASTILLO DE LOCUBÍN.

Para llegar a Castillo de Locubín, hemos dejado el tren en la estación de Alcaudete, línea de Puente Genil, y en un coche hemos hecho el trayecto de 25 km que los separan de la vía férrea. Cuando nos acercamos al pueblo lo divisamos en una hondonada y circundado de altos montes. El paisaje es muy pintoresco, pero mientras en otras poblaciones lo primero que se presenta a los ojos del visitante es el castillo en esta, que toma de él su nombre, no logramos ver por parte alguna.

Al llegar a un cruce de la carretera el coche se detiene, -¿hemos llegado?, sí señor, ¿y el pueblo? Está allá abajo; este es el camino; pero la diligencia no entra en él y sigue a Alcala la Real. Resignadamente cogemos nuestra maleta y emprendemos la caminata. Nos acompaña un viajante que solo lleva un pequeño bolso con los chismes de aseo y aunque nos ve fatigados cambiar el equipaje de una en otra mano en el recorrido de 2’5 km se limita a filosofar sobre el asunto sin brindarnos ayuda.

Castillo de Locubín, tiene 8.000 habitantes y 10.000 hectáreas de términos municipales. Sus principales cultivos son los olivos y en menor escala toda clase de cereales y hortalizas. Como Alcalá la Real, a cuyo partido judicial pertenece es de fundación moruna. Considerada como punto avanzado de los moros la conquistó definitivamente don Fernando el Santo en 1267. Le dió privilegio y título de muy leal don Alfonso X el Sabio; Alfonso XI la repobló y restauró. En 1472, unidos los de esta villa con los de Alcalá causaron una gran derrota a los moros granadinos. Los reyes Católicos organizaron sus huestes para la conquista de Granada en estos campos y dieron a Castillo de Locubín el honrroso lema de muy noble, muy leal, llave, guarda y defendimiento de los Reinos de Castilla.

Fotografía de Enrique Romero de Torres, hermano del afamado pintor. Visitó la comarca hacia 1917. En la foto se aprecian bolas de catapulta pertenecientes al castillo de Castillo de Locubín. Ya en el siglo XX reutilizadas para ornato.

En la guerra de la Independencia fue de las poblaciones andaluzas que más contribuyeron a la gloriosa defensa nacional. Finalmente y por gestiones de don José María Álvarez Castillo, don Alfondo XIII le concebió el título de Ciudad.

Este señor, don José María Álvarez Castillo, al que podríamos llamar merecidamente, hijo ilustre de l población, es el jefe del partido datista en la localidad y diputado provincial por el distrito de Alcalá-Huelma. De gran mentalidad, de habilidad política extraordinaria y de un gran amor a su pueblo ha ofrecido todos sus afanes en hacerlo progresar moral y materialmente. Únicamente, nos dicen, habiendo visto este pueblo hace 10 años y volviendo a verlo hoy se puede apreciar lo que debemos a este hombre.

Castillo de Locubín tenía todas las características de una aldea con la circunstancia agravante de tal desenfreno político que cuando mandaban los conservadores tenían que emigrar los liberales e inversamente. Hoy vivimos en una paz octaviana dentro del respeto a las ideas de todos y lo que pudiera contribuir una preocupación que para el crecimiento de la Casa del Pueblo que contaba con más de 1.000 asociados, también ha desaparecido pues sin persecuciones ni violencia, por la persuasión y las ventajas que el señor Álvarez les ha brindado siempre con su influencia y con su fortuna acaba de disolverse.

De mejores materiales, hemos conseguido una Estación de Telégrafos, la Estafeta de Correos, el Paseo de Abril León, la conducción de aguas abundantes y puras por medio de tubería de acero asfaltado. La conducción va de tal profundidad que las aguas empañan los vasos por el verano y están templadas en invierno. Llegan con presión para surtir a las casas más altas y hay instalados grifos en la mayoría de las viviendas mediante un pequeño canon. El promedio de litros que corresponde a cada habitante es superior al de Madrid y, como consecuencia, la salubridad ha mejorado notablemente. Se ha instalado un reloj público y se está construyendo una nueva Casa Consistorial está en avanzado proyecto la construcción de un hospital y nuevas escuelas. También se ha ampliado el cementerio.

Este Ayuntamiento se compone de 15 concejales, 11 datistas y 4 romanistas. Es alcalde desde el 1 de enero de 1918, don Florencio Álvarez Castillo, cultísimo abogado, que además de sus iniciativas, secunda con gran acierto todos los proyectos de su hermano y jefe político. Es secretario Don Miguel Castillo García- Negrete.

Tiene la ciudad un lindo teatro titulado de Benavente, y una ermita que guarda un Cristo de notable talla, al que se atribuyen grandísimos milagros. El médico titular y paisano nuestro, don Juan Antonio de Castro y Alcalde, nos dice: yo puedo asegurar que cuando el pueblo aterrorizado por la gripe, sacó al Cristo en rogativa, dió la coincidencia de no volverse a registrar más invasiones. La fe, cuando no es fanática tiene, por su ingenuidad infantil más simpatías que el ateísmo. Nos fijamos en cuanto habla el médico y le preguntamos como habiendo vivido mucho tiempo en Madrid se conforma con la vida monótoma del pueblo. Soy tan feliz, nos responde, que solo turba mi felicidad el temor de perderla. Temor inexplicable, que me ha dominado algunas veces. Y nosotros comprendemos este temor misterioso, porque también pasó por nuestro corazón esta ráfaga de tragedia, como un presentimiento de días sin sol y noches sin luna y sin estrellas. Acompaña a este médico en sus tareas don Juan López Aranda, titular recientemente nombrado.

Uno de los asuntos que preocupan grandemente a esta población es si los daños causados por la horrible tormenta que se desencadenó sobre este término del 21 al 23 de mayo próximo pasado, y que dejó en la mayor indigencia a todos los pequeños agricultores serán reparados por los poderes publicos. Se han echo reclamaciones en este sentido, y los 214 perjudicados esperan con ansiedad la resolucion del gobierno, tanto mas, cuanto que habiendo padecido prejuicios por más de millón y medio de pesetas solo reclaman 100.000. Es de gran justicia esta petición, y los habitantes de Castillo de Locubín esperan que sus representantes en Cortes presten la atención que se merece este asunto, ya que se trata de modestas familias que han perdido todos sus medios de subsistencia.

JOSE MARIA ÁLVAREZ CASTILLO. FABRICA DE ACEITES FINOS

Como industrial, don Jose María Álvarez del Castillo ha tocado diversos negocios entre ellos, la fabricación de harina y su panificación, que hoy tiene en arrendamiento. Hace funcionar una fábrica de aceites con todos los elementos modernos para obtenerlo finisimos, que cede a sus social en la misma localidad.

Como fabricante de aceite, como agricultor y ganadero, ha obtenido varios premios en cuanto exposiciones y concursos ha llevado sus productos. Entre estas distinciones citaremos un premio de 250 pesetas otorgado por el ministerio de Fomento en el concurso de Agricultores y Ganaderos de Andalucía Oriental en 1908, premio que repartió el señor Álvarez entre los obreros de la finca, y medalla de oro en la exposicion internacional de Barcelona de 1912, por sus notables plantaciones de vid americana y otros, que por la rapidez de nuestra despedida no pudimos anotar.

El señor Álvarez, roturando terrenos incultos, ha dado trabajo a gran numero de obreros y ha tomado la iniciativa para el mejoramiento de las condiciones de trabajo de sus subordinados.

ÁLVAREZ HERMANOS. FABRICACIÓN Y EXPORTACIÓN DE ACEITES DE OLIVA, DE ORUJO Y JABONES

Se puede asegurar que es la entidad industrial mas poderosa de Castillo de Locubín. Tanto la fábrica de aceites de oliva, como la de orujos y la de jabones, están instalados a la moderna, con todas las condiciones que puedan exigirse en amplitud y distribución de locales y en maquinaria.

Fabrica excelentes aceites finos o de primera presión, y en otras clases todas superiores, se envían envasados en bidones y corambres a Cataluña y todo el Norte de España que constituyen su principal mercado.

La producción de aceites de orujo se dedica, en su mayor parte, a la fabricación de jabones. Son estos de usos corrientes, y en una sola clase, titulada verde plata extra. Su tipo invariable y su buena calidad le han proporcionado una venta que asegura toda la fabricación.

La sociedad esta constituida por los señores José María, Ezequiel, Alfonso y Florencio Álvarez Castillo, éste último gerente de las industrias, y como hemos manifestado, alcalde de la población.

Un comentario en “CASTILLO DE LOCUBÍN EN LA PRENSA. AÑOS 20, SIGLO XX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s